La «coyuntura económica» es la situación en un momento dado de la economía en un país, región o en la economía global. La coyuntura hace referencia a la dimensión «macroeconómica» de dicha situación, y por tanto a las tendencias de las variables económicas agregadas, en oposición a las tendencias en sectores concretos (como el sector industrial o el sector de servicios) o en un subconjunto reducido de empresas u hogares. En el aspecto temporal, el concepto de coyuntura hace referencia a las tendencias observadas recientemente, a la situación contemporánea y lo que se puede esperar en un futuro relativamente cercano, esto es, en el «corto plazo» que suele referirse a un horizonte futuro de unos tres o seis meses y no más lejano que los 12 meses.

Como otros sistemas complejos y aun solo muy imperfectamente entendidos, tales como la meteorología o algunos ecosistemas, la coyuntura económica está usualmente rodeada de un grado elevado de incertidumbre. Esto significa que las predicciones que se realizan sobre la futura evolución de las variables macroeconómicas sean con frecuencia revisadas y que se vean a menudo no validadas por la realidad.

ciclo_economicoPara ordenar datos e ideas en el normalmente complejo panorama macroeconómico, es habitual adoptar conceptos simplificadores que facilitan la descripción de la coyuntura. En este sentido el concepto más extendido es el del «ciclo económico». Cuando se examinan las tendencias de la macroeconomía sobre largos periodos (por ejemplo a lo largo de varias décadas) se observa que la economía en su conjunto no crece (cuando crece) a tasas estables y homogéneas a lo largo del tiempo, sino que generalmente se suceden «ciclos» expansivos, que registran tasas de crecimiento mayores a la media, creación de empleo y tendencias al alza en precios de activos como títulos bursátiles (esto es, acciones que se compran y venden en la bolsa) o en el mercado inmobiliario (casas, edificios de oficinas, etc.) y tras ciclos recesivos, en los que las variables anteriores se comportan de forma opuesta (es decir, crecimiento económico en tasas menores al promedio, destrucción de empleo y menor crecimiento o incluso caídas de los precios de los activos).

Lamentablemente, la economía en la mayor parte de Europa y en España ha experimentado recientemente una larga fase fuertemente recesiva, consecuencia primordialmente de los desequilibrios que se generaron (en casi todas las economías avanzadas) en la fase expansiva anterior. A lo largo del año 2013, tras largos y costosos ajustes y apoyada por el fuerte estímulo expansivo de la política monetaria, la economía en la zona euro y en España comenzó una recuperación gradual, en la que se observó también una cierta caída del desempleo y una recuperación en el valor de los activos. En los últimos meses se ha observado, por otra parte, una pérdida de intensidad en dicha recuperación, causada en parte por factores muy específicos (como cambios impositivos en algunos países) pero también en parte por factores más sistémicos como la situación geopolítica de conflicto que se está dando en el este de Europa con el conflicto entre Rusia y Ucrania.

Entender la coyuntura económica es enormemente importante para tomar decisiones económicas acertadas, tales como decisiones de inversión empresarial, decisiones de compras de activos inmobiliarios o decisiones de inversiones de cartera financiera, ya que el ciclo económico influye poderosamente sobre la gran mayoría de las variables económicas, y por ende sobre el rendimiento de las inversiones realizadas, de cualquier tipo que sean.

Una cuestión clave es por tanto, aprender a conocer las fuentes de información que nos permiten seguir y que nos facilitan la compresión de las tendencias macroeconómicas. Para empezar este proceso de aprendizaje conviene seleccionar pocas, pero bien seleccionadas fuentes de información. Mencionaré tres:

Para aprender sobre la coyuntura económica en la economía global, una fuente fiable y sistemática son los informes del World Economic Observatory (WEO) del Fondo Monetario Internacional. Liderados por el economista francés Olivier Blanchard, antiguo profesor del MIT, ofrecen una visión a la vez amplia y detallada sobre lo que está pasando en términos macroeconómicos en el mundo. A través de este enlace se puede acceder a dichos informes.

http://www.imf.org/external/pubs/ft/weo/2014/01/

Para seguir la coyuntura económica en la zona euro, una fuente sólida son las predicciones que publica cuatro veces al año el Banco Central Europeo. Se pueden encontrar en:

https://www.ecb.europa.eu/pub/projections/html/index.en.html

Finalmente, cuando el interés está en centrarse y seguir la economía española, la fuente probablemente más completa y fiable son los boletines económicos del Banco de España:

http://www.bde.es/bde/es/secciones/informes/boletines/Boletin_economic/

En conjunto, seguir, y sobre todo entender razonablemente bien la coyuntura económica, es una aventura intelectual a la vez difícil y fascinante, que puede llevar toda una vida. Un aliciente para desarrollar esta capacidad es el beneficio posible asociado a dicha buena comprensión, que por otra parte, si se consigue, debe ser administrado con enorme cautela, ya que hasta los mejores y más informados analistas pueden cometer grandes errores de predicción.

Este es un tema que daría para muchas explicaciones, historias y anécdotas pero eso lo dejaremos para cuando queráis formular preguntas.