«Hace mucho tiempo, en una galaxia muy, muy lejana…» podría ser el principio de la historia de uno de los hitos científico-tecnológicos que estamos viviendo estos días. Después de un viaje de 1300 millones de años, el catorce de septiembre de 2015 , se detectó la deformación del espacio-tiempo producida por la colisión de dos agujeros negros que dio lugar a un agujero negro más grande y a la emisión de energía en forma de ondas gravitacionales.

Seguir leyendo