El petróleo se acaba, y con él todos sus derivados, incluido el plástico. Se calcula su final alrededor del año 2030. Pero también hay estudios que afirman que durará más, ya que la producción ha aumentado, pero también lo han hecho las reservas.

Pero al final se acabará, es absurdo seguir produciéndolo sabiendo que en un futuro no muy lejano ya no estará ahí y por lo tanto, deberíamos ir sustituyéndolo por otras opciones más sostenibles para poder sobrevivir a un mundo sin petróleo y sin plástico.

Pero lo que de verdad nos importa en este momento, es que el petróleo es la sustancia que más contamina en la actualidad junto con el carbón. Desde mediados del siglo pasado el CO2 atmosférico ha aumentado en unas 80 partes por millón (ppm), que es el mismo CO2 que se ha producido en la Tierra en los últimos 800.000 años.

¿Cómo podemos contrarrestar el consumo excesivo de plástico?

Cuando alguien piensa en la contaminación que produce el plástico inmediatamente le viene a la cabeza el mar lleno de botellas y envases de plástico.

Pero también es muy importante la contaminación que se genera en su producción. La gran mayoría del plástico (polietileno) que se produce proviene del petróleo, y tanto la extracción del mismo, como la producción de plásticos, son una enorme fuente de emisiones de gases tóxicos y de efecto invernadero que acaban en la atmósfera. Por poner un ejemplo, EEUU, el mayor consumidor de plástico del mundo, emplea al año 18 millones de toneladas de petróleo para su producción.

Las alternativas al plástico son numerosas, prácticamente cualquier plástico se puede sustituir por otro material. Veamos un par de ejemplos:

En los 70 cuando comprabas una botella de vidrio pagabas algo más por el envase. Una vez consumido el producto retornabas la botella a la tienda y te devolvían el dinero. De esta forma, además, se aseguraba su reciclaje. Recordemos que los envases de vidrio son 100% reciclables evitando emisiones de CO2 a la atmósfera.

Los cepillos de fibras naturales de coco son una excelente alternativa a los cepillos sintéticos de plástico. Pueden utilizarse tanto para limpiar verduras, como para fregar cazuelas y vajilla, pero también para limpiar fregaderos, bañeras, lavabos, o para quitar el polvo a los zapatos, alfombrillas o herramientas de jardinería.

Alternativas al plástico

Ejemplos de alternativas a productos plásticos de uso cotidiano.

Probablemente sea imposible eliminar todos los productos de plástico, por lo que también debe hacerse un esfuerzo por reciclarlo y reutilizarlo. Algo en lo que son expertos en Ecoalf, una empresa española pionera en crear moda sostenible con plásticos reciclados, a los que dan una nueva vida: redes de pesca de plástico convertidas en sudaderas y abrigos, o zapatillas deportivas fabricadas a partir de botellas de plástico son algunos de los productos que fabrican.

Productos Ecoalf

Productos de la empresa ECOALF fabricados con nylon, PET y poliéster reciclados de redes de pesca y botellas de plástico.

Si queremos que nuestro futuro sea mejor, debemos seguir reciclando nuestros desechos plásticos y practicar un consumo responsable de los mismos.