El petróleo se acaba, y con él todos sus derivados, incluido el plástico. Se calcula su final alrededor del año 2030. Pero también hay estudios que afirman que durará más, ya que la producción ha aumentado, pero también lo han hecho las reservas.

Pero al final se acabará, es absurdo seguir produciéndolo sabiendo que en un futuro no muy lejano ya no estará ahí y por lo tanto, deberíamos ir sustituyéndolo por otras opciones más sostenibles para poder sobrevivir a un mundo sin petróleo y sin plástico.

Seguir leyendo